25 de octubre de 2018

Santa & Andrés




Está un poco atrasada la presentación y publicación de esta entrada sobre el filme Santa & Andrés. Pero hoy me di cuenta que, como en la historia de su personaje principal, 1983 es coincidente con el año de mi partida de Cuba.


Santa y Andrés es una película dramática coproducida internacionalmente en 2016 escrita y dirigida por Carlos Lechuga.
La película tuvo su estreno mundial en la sección Contemporary World Cinema en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2016.​  Se exhibió en los festivales de cine de San Sebastián, Zurich, Chicago, Gotemburgo, Miami, Cartagena y Guadalajara, entre otros. También se seleccionó inicialmente para su proyección en el Festival de Cine de La Habana 2016, que en 2014 otorgó su premio "Guión No Producido" al guión de la película, pero posteriormente fue excluida por instigación del ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos).  Después de haber sido invitada inicialmente al Festival de Cine de La Habana en Nueva York en abril de 2017, la película fue relegada a una proyección especial, según Variety debido a la presión del ICAIC, y luego, en señal de protesta, fue retirada por Lechuga.

En 1983, Cuba, Andrés, un novelista gay disidente es puesto bajo arresto domiciliario por su orientación sexual e ideológica.  Santa, una campesina local que trabaja en una granja estatal, está asignada a vigilarlo de cerca por tres días consecutivos, evitando que interrumpa un evento político y atraiga la atención de periodistas extranjeros.  Se forma una amistad poco probable entre los dos, ya que ambos se dan cuenta de que tienen mucho en común.

Tomado de WIKIPEDIA La Enciclopedia Libre


SANTA & ANDRES - Comprar o ver en AMAZON



17 de octubre de 2018

Artículo 68 de la propuesta Constitución cubana y el escrito de José Gabriel Barrenechea en CUBAENCUENTRO


por José Gabriel Berrenechea

Estoy informado, pero en realidad desconozco en profundidad la labor literaria, periodística, así como el activismo social y político del señor Berrenechea. Aún así, en cuanto a este escrito en particular, deseo destacar el carácter deshonesto, mezquino y manipulativo que contiene en buena medida.

Dos temas captaron enseguida mi atención: 

Primero, en cuanto a los criterios expuestos en su escrito, el señor Berrenechea se vende así mismo como alguien cuya motivación no está influenciada por creencias religiosas. Tan es así que casi deja entrever un matiz ateísta en su pensamiento.
Sin embargo, en Árbol Invertido, revista cultural cubana independiente, vemos que él se presenta como Licenciado en Física. Graduado del Curso de Formación Literaria del Centro Onelio Jorge Cardoso y de Educación Sociopolítica por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas a Distancia "San Agustín", de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir... 
A pesar de la verbosidad encubridora, su discursar exuda el acostumbrado dualismo del catolicismo anquilosado: sentimientos positivos y retrógrados que se confunden y conviven armoniosamente. ¿No es vergonzoso esa técnica de capa y espada utilizada para lograr un objetivo divisivo? ¡Claro que no... los valores del Altísimo primero! ¿Verdad? Aunque sea a costa de los métodos del Bajísimo.

Segundo, la ignorancia del señor Berrenechea en cuanto a los miembros de la comunidad LGBTQ raya en lo pueril. Nos llama "el sector sexo diverso" (ni tan siquiera "el sector social sexo diverso"), recalcando de este modo el aspecto sexual y olvidando lo demás en su clasificación. Nuestra variedad no existe como un sector sexual, sino como complejos grupos humanos que están diseminados en todas las razas, clases sociales, niveles educacionales, credos religiosos, profesiones, arte y ciencia, posturas ideológicas y políticas, etc. en múltiples culturas y sociedades. Y como tal, como consecuencia de esa fragmentación interna y externa, nuestra fuerza y unidad es limitada. Por ese motivo, nuestra protección no es un favor, es una obligación del estado, fuere éste cual fuere. Con su simplismo político en este sentido, el señor Berrenechea minimiza nuestra singularidad e importancia humana. Sobre todo, como él dice, cuando los derechos de ese mínimo y menos importante "sector sexo diverso" se contrapone a los intereses y valores más vitales de la sociedad en general. ¿No nos recuerda, esa línea minimizante de pensamiento, el razonamiento nazi con respecto a otros grupos humanos durante la Segunda Guerra Mundial; o los presentes genocidios en diversas partes del mundo?

El punto esencial para rechazar la propuesta Constitución, por parte de señor Barrenechea, su verdadero afán hipócrita de dislocación está dirigido al artículo 68. Éste trata aspectos de igualdad de género, matrimonio y familia. Estos son importantes para la comunidad LGBTQ porque, aunque incompleto en su alcance, el derecho al matrimonio por parte de las parejas de un mismo sexo es tomado en cuenta. Algo que es inaceptable para la Iglesia Católica, así como otras instituciones religiosas que se consideran abanderadas del concepto de la familia. Deduzco, basado en sus conexiones para lograr estudiar a distancia lo que estudió, que el autor es en realidad un portavoz sancionado o no de ellas.
La "preocupación" del señor Barrenechea por "el sector sexo diverso", y el destino de sus derechos cuando el régimen en Cuba cambie, según él, lo lleva a terminar su escrito con amonestaciones abiertas y amenazas veladas. Sugiere que los nuevos ostentadores del poder, irritados por el voto favorable emitido anteriormente por "el sector sexo diverso" podrían justificar el descuido u oposición a reformas en favor de ellos: "¡No votaron antes, pues ahora que se jodan!"

¡Ay, José Gabriel, chico! ¿Por qué no te vas pa'l carajo, anda?

¡FOCO, VOTEN POR EL ARTÍCULO 68! 
¿Quién se ha preocupado por nosotros, coño?



5 de octubre de 2018

Ausente y Silente... pero no ido


De visita en el International Rose Test Garden⁩, ⁨Portland⁩ OR, ⁨United States⁩


1 de agosto de 2014

Tribunal Constitucional de Uganda anula ley contra la homosexualidad


El juez Stephen Kavuma lee el veredicto de anulación en la corte del
Tribunal Constitucional de Uganda, Agosto 1 de 2014




Ante el juez, el contraversial pastor y activista
Martin Ssempa habla a la corte
BBC
– La severa legislación anti-gay – anulada por el Tribunal Constitucional de Uganda - fue promulgada en febrero de 2014.
El tribunal dictaminó que la ley – aprobada por los diputados en diciembre – no tuvo el quórum necesario, y por lo tanto era ilegal. Los actos homosexuales ya eran ilegales, pero la nueva ley permitía cadena perpetua por "homosexualidad agravada", y prohibía la "promoción de la homosexualidad".

Varios donantes han reducido la ayuda a Uganda desde que se aprobó la ley. El portavoz del gobierno de Uganda – Ofwono Opondo – dijo que el gobierno todavía estaba esperando asesoramiento del fiscal general sobre si se debe impugnar el fallo ante el Tribunal Supremo. Añadió que la decisión mostró a los donantes occidentales que la democracia de Uganda estaba funcionando muy bien, y que deberían reintegrar las ayudas que habían cortado. Las autoridades ugandesas han defendido la ley en el pasado, diciendo que el presidente Yoweri Museveni quería "demostrar la independencia de Uganda ante la presión de Occidente y la provocación”.

30 de marzo de 2014

Christopher Senyonjo, reverendo ugandés, atiende a los gays a pesar de la ley de la nación


La Historia semeja - en muchos aspectos - un organismo viviente. En ella están enquistadas - como cánceres en remisión que rebrotan esporádicamente en diferentes centros "civilizados" - ideas y acciones dirigidas primero a desacreditar, luego a reprimir, y - cuando todo falla - por último a eliminar (al estilo de la solución final del nazismo alemán) sectores humanos considerados peligrosos para la Humanidad. Lo que está sucediendo en Uganda es un ejemplo clásico de esa última fase de los paranoicos con poder, de la solución ulterior que ellos han aupado e implementado para resolver el "problema homosexual" en su país.
 
Afortunadamente, también han existido - a través de la Historia - grupos e instituciones de la sociedad civil, así como individuos corajudos, que han enfrentado el peligro, que no han permanecido pasivos e inactivos frente a la mentira, la injusticia y el crimen. El reverendo ugandés Christopher Senyonjo es uno de ellos. Honremos y apoyemos su empeño y fortaleza con todos los medios posibles. 

KAMPALA, Uganda (AP) - Hombres jóvenes cantan himnos y recitan la Biblia antes de que el reverendo Christopher Senyonjo dé un sermón sobre la sexualidad humana. Cuando el servicio ha terminado, algunos van a su escritorio, uno a uno, para consejería que ningún otro líder religioso de Uganda ofrece a los gays.

Reverendo Christopher Senyonjo
Vestido con una camisa de color púrpura y un collar blanco que ponen de relieve su fe anglicana , el obispo Senyonjo no organiza sus oraciones - del domingo por la noche - sólo para homosexuales. Pero sus sermones atraen a muchos gays que están familiarizados con sus puntos de vista comprensivos, en un país donde otros predicadores cristianos han dirigido la cruzada anti- gay de Uganda.

Por atender a los homosexuales, Senyonjo lo han distanciado de la iglesia anglicana de Uganda. Se le impidió presidir los eventos de la iglesia en 2006, cuando no se detuvo en instar a sus líderes a aceptar los gays. La parroquia que en una ocasión dirigió, ni tan siquiera reconoce su presencia cuando asiste a sus servicios dominicales, lo que subraya cómo su carrera ha sufrido a causa de su tolerancia hacia los gays en un país donde los homosexuales - y los que los aceptan - sufren discriminación.

"Dijeron que debía condenar a los homosexuales", manifestó, refiriéndose a los líderes anglicanos de Uganda. "No puedo hacer eso, porque fui llamado a servir a todas las personas, incluyendo a los marginados. Pero dicen que estoy impedido hasta que me retracte. Todavía soy miembro de la iglesia anglicana."

En un comunicado a principios de este año, el jefe de la iglesia anglicana en Uganda, Monseñor Stanley Ntagali, dijo que la iglesia se ha comprometido a ofrecer "curación y oración" para las personas "que están confundidas acerca de su sexualidad o luchando con quebranto sexual."
Senyonjo está en desacuerdo con esa postura, argumentando que debido a que "en toda sociedad hay un pequeño número de personas que tienen tendencias homosexuales," no se puede esperar que los gays cambien su orientación sexual.