30 de noviembre de 2008

Seres Extravagantes


Documental de 54 minutos de duración, realizado por Manuel Zayas, que testimonia el proceso de marginación, represión y negación de los homosexuales durante las dos primeras décadas de la revolución cubana a través de la biografía del escritor Reinaldo Arenas.
Reinaldo Arenas es el protagonista de una historia contada por aquellos escritores y artistas que compartieron su vida y que también sufrieron de la persecución y el castigo del régimen. La frustración de la libertad esencial revolucionaria, el machismo inherente a una sociedad tradicional, la brutalidad de los mecanismos del poder en
Hispanoamérica, la destrucción sistemática de la obra de un autor como técnica de alienación y la perversidad de un régimen demagógico componen las tramas de este relato de un fracaso creativo y vital: la historia de unos individuos sistemáticamente negados hasta el punto de no existir, de convertirse en no-personas.
Filmado en 2003 de forma clandestina en
Cuba.
Dirección: Manuel Zayas
Producción: Antonio Hens / Julio Gutiérrez
Guión: Manuel Zayas
Música: Sergio de la Puente
Sonido:
Alicia Alén
Fotografía: Raúl Rodríguez
Montaje: Antonio Gómez Escalonilla
Reparto: Reinaldo Arenas, Antón Arrufat, Delfín Prats, Tomás Fernández, Robaina, Ingrid González
PREMIOS:
Premio Ciudad de Madrid, en Documenta Madrid 2005
Premio al mejor documental en el Festival de Cine Gay y Lésbico de Turín, Italia
Premio al mejor director español y al mejor documemental español, en LesGaiCineMad, Madrid
Premio Unión Latina-Festival de Biarritz al mejor documental, en Festival de Biarritz 2006, Francia
Premio a la mejor película LGBT en el Festival de Cine Latino San Francisco Bay Area, Estados Unidos.
En venta aquí: frameline




2 comentarios:

David Lago González dijo...

Hola Pablo. Estaba por aquí, cotillando, y me he encontrado con este documental --¿es tan corto?-- sobre Reynaldo Arenas & beyond hecho por Manuel Zayas. Yo no le voy a hacer propaganda al director. Como no lo había visto me ha impresionado mucho Hiram, que está mucho más viejo y destrozado, más loco, incluso de la última vez que le vi aquí en Madrid. Hiram (Delfín Prats) es infinitamente más talentoso que Arenas, tanto como poeta y como narrador; seguimos teniéndonos una mutua y tranquila admiración y cariño y ya ves, con él no hizo falta mazorras ni electroshocks ni nada: él solito ha ido buscando su lugar, como un perro. Viéndole a él en su choza de Holguín comprendo ahora porque estando aquí siempre se sentaba en el suelo, y es por la costumbre campesina de hacerlo sobre la tierra. Nunca he olvidado su inesperada visita a mi casa en los años 60 con aquella novela casi terminada y de la que El Aparato Represivo habrá dado cuenta.

Pablo Palma Leal dijo...

Hola, David. Cuanto gusto oir de tí. He estado últimamente como los cangrejos, en la cueva. Pero aún así, no me olvido de los amigos. En realidad no exploré la posibilidad de que este documental sea más largo. Me imagino que sí. Voy a explorar, y si encuentro algo te lo hago saber. Como a tí, el personaje que más me impresionó fue Prats. No tuve la oportunidad de conocerlo, ni su obra tampoco, pero viéndo en el film su lenguage corporal y el dolor impreso en su rostro, me di cuenta que es un alma en pena, que ha muerto ya hace algún tiempo. Uno más en la larga lista de vidas destruídas sin sentido alguno. Algún día se tomará nota más ampliamente de nuestro pequeño holocausto.
Gracias por mantenerte en contacto.