28 de julio de 2008

La Bandera del Arco Iris Cumple 30 Años


Este año marca el 30 º aniversario de la creación de la Bandera del Arco Iris por Gilbert "Betsy Ross" Baker. A principios de esta semana, se encontraba en la ciudad de Nueva York, donde dio este discurso de celebración del Orgullo. Esto es lo que dijo:


T.S. Elliot dijo, "El fin de nuestra exploración será llegar a donde empezamos y conocer el lugar por primera vez."
Cuando la gente se entera que soy de Kansas, siempre me preguntan "¡Ah!, ¿eres amigo de Dorothy? Y yo les digo siempre – Yo soy Dorothy.
Yo tuve la típica infancia desagradable en blanco y negro de los suburbios, una pesadilla freudiana de padres, amigos, bombas atómicas, asesinatos, y los temores solitarios de de ser diferente.
Me gustaba el rock and roll y mi perro Brusier. También bailar y vestir bien, y sobre todo, me gustaba dibujar y tocar la trompeta.
Pero tenía miedo de lo que me sucedería, porque era gay, y tuve que mentir para sobrevivir en un mundo donde ser homosexual era ilegal, y podías ser encerrado y electro-conmocionado. Tuve que mentir a todos todo el tiempo, intentando evadir cada día los insultos y puñetazos de adolecentes crueles en los campos de juego. Todo ello me enfermó. Mis padres me llevaron a un psiquiatra cuando estaba en la secundaria porque pensaban que podría ser un homosexual latente, pero no había nada latente. Nací gay, y siempre lo supe.
Inventé mi propia terapia de arte, como una respuesta al suicidio.
Por la noche leía la enciclopedia, y cualquier libro y revistas que pudiera encontrar, y luego soñaba de una vida en algún lugar sobre el arco iris.
Un día ocurrió, los años sesenta, los derechos civiles, la guerra de Vietnam, y cuando llegó el tornado corrí derecho hacia él, diciendo ¡Llévame lejos!
Y lo hizo, a San Francisco. Explotando en colores e ideas revolucionarias, aprendí a coser, un talento heredado de mi abuela, eché hacia un lado las batas y a puntadas hice pancartas de protesta. Mi artesanía fue siempre mi activismo, fue lo que me conectó con la comunidad. Cuando hice la bandera del arco iris en 1978, cambió mi vida.
Aquellas zapatillas rojas me han traído aquí, a la ciudad de Nueva York, donde hoy veo a tantos que están haciendo una diferencia para nuestros niños, para que puedan amar libremente. Verdaderamente, de un modo igual.
Ralph Waldo Emerson dijo: "No vaya adonde el camino conduzca, en su lugar, vaya adonde no hay camino, y deje una vereda." No hemos seguido un camino de ladrillos amarillos desgastados a un mundo gobernado por magos detrás de una cortina de conformidad, hemos construido uno nuevo pavimentado con valentía personal, respeto al individuo, y hemos hecho un puente hacia el futuro. Pero es un puente colgante suspendido ahora con el equilibrio de nuestras manos.
La fuerza de nuestro tejido es nuestra visibilidad. Jesús dijo, "Nadie enciende una lámpara y la pone en un lugar donde estará escondida, o bajo una vasija; en su lugar, la coloca en un estrado a fin de que los que vienen puedan ver la luz."
Destaparse es ser fiel a uno mismo. Cuando yo era un niño en la escuela dominical, cantábamos, "Esta pequeña luz mía; la voy a dejar que brille." Y creía que era amado por Dios - incluso cuando los que estaban a mí alrededor pensaban lo contrario. Mi vida entera fue una rebelión silenciosa contra un odio programado internamente hacia lo que yo era realmente. Todo ello sobre el amor, pero en algún lugar profundo de mi alma, yo sabía, aún siendo un niño en Kansas, que mi amor era tan bueno como los demás. Me pregunto, igualdad: es una cuestión de la diferencia. ¿Es el amor igual?
En la Biblia, Dios habla en primera persona Génesis 9:13, y dice: "He colocado mi arco en las nubes como señal de un pacto entre yo y la tierra." Somos parte de la vida desde el comienzo.
La democracia surgió del pensamiento de los hombres, que si son iguales en algún aspecto, son absolutamente iguales. Aristóteles dijo, "Y ahora que la prueba está aquí." Tendremos que demostrar las matemáticas en el día de la elección de noviembre.
En la larga historia del mundo, sólo unas pocas generaciones se les han concedido el papel de definir la libertad en su hora de máximo peligro. John F. Kennedy dijo: "No debemos eludir esta responsabilidad. Recíbela”.
Nuestros enemigos argüirán la religión y la perversión - debemos responderles con amor e igualdad. Ellos alegarán derechos especiales, pero son ellos los que los tienen. Tenemos que hacer más que ondear banderas y tener desfiles; debemos enlistarnos, ahora mismo, en todos los sentidos con todos los recursos de la mente y la acción. Está en juego la libertad y la democracia en sí. Hermanos y hermanas de costa a costa deben mancomunarse en contra de la enmienda para cambiar el rumbo del matrimonio en California, o nos ahogaremos en apatía.
El evangelio de acuerdo a Madonna, "Es mejor vivir un año como un tigre, que cien como una oveja”.
En 1978, cuando la Bandera del Arco Iris tomó forma, Harvey Milk hablaba y daba la cara a los mismos electores de California – confrontando a los mismos adversarios que enfrentamos hoy con el mensaje de la verdad y la igualdad. Esta batalla comenzó hace 30 años y no ha parado nunca. Nuestros enemigos han empaquetado su implacable campaña del miedo y violencia como una de valores aplicados estrictamente, con la moral de un falso maestro marchando en bloque cerrado al paso de una supremacía derechista. Nos ha apaleado, estado tras estado, con enmiendas tras enmiendas inconstitucionales, pero nunca renunciaremos.
Asegurar el derecho al matrimonio no termina la homofobia. Cuando el matrimonio entre diferentes razas fue legalizado, no terminó el racismo. Martin Luther King, Jr dijo: "No hay nada en el mundo más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda." Esas son las torres de los prejuicios a los que nos enfrentamos.
Tomo en cuenta las palabras del Presidente Dwight Eisenhower, "No hay nada malo con los Estados Unidos que la fe, el amor por la libertad, la inteligencia y la energía de sus ciudadanos no puedan curar."
También dijo: "No es el tamaño del perro en la lucha, sino el tamaño de la lucha en el perro."
¡Corre, Toto, corre! - a California y detén a la bruja malvada, y a la enmienda endiablada que restringe el matrimonio, antes de que se agote el tiempo.
Las cosas no ocurren. Se hacen que ocurran. Los esfuerzos y el coraje no son suficientes sin propósito y dirección. Nuestro objetivo es la victoria. La victoria a toda costa. La victoria, a pesar de todo el terror. La victoria no importa cuan largo y difícil el camino pueda ser. Porque sin victoria no hay supervivencia. Winston Churchill-nos advirtió – Si no somos capaces de enfrentarnos a ellos, entonces todo el mundo, incluidos los Estados Unidos, incluidos todos los que hemos conocido y cuidado, se hundirán en el abismo de una nueva edad oscura.”
Hoy, celebramos nuestra libertad, pero estamos conscientes que celebramos una lucha, una lucha en su momento de la verdad. Igualdad si o no.
El cambio no vendrá si esperamos alguna otra persona, o algún otro momento. Nosotros somos los que hemos estado esperando. Somos el cambio que buscamos. Para citar Barrack Obama: "Sí podemos." Sí podemos – ganar el voto popular en California – pero eso no va a ocurrir si somos una mayoría silenciosa.
Nuestro movimiento está construido sobre los hombros de las personas que defienden la libertad y la igualdad. En cada tiempo, en cada ciudad, en todos los países, los hombros de las personas que viven abiertamente, con sinceridad. Cada uno de nosotros es una gota de agua en una ola de cambio de los derechos humanos y la justicia. De hecho, somos un arco iris de esperanza, amor, y liberación que envuelve toda la Tierra.
Desde mi punto de vista, la Bandera del Arco Iris está sin terminar, como el movimiento que representa, un arco que empieza mucho antes de mí, su alcance mucho más amplio que el de todos nuestras experiencias juntas, alcanzando los rincones más lejanos del mundo con un mensaje de solidaridad y un faro de esperanza para aquellos que siguen nuestros pasos.
Al principio, la Bandera del Arco Iris era sobre la liberación, acerca de como romper libre de una existencia limitada por el miedo y la conformidad, el derecho a expresar la gama del amor y la sexualidad sin vergüenza o represalia, sino con la verdad, libremente, y en igualdad.
La Bandera del Arco Iris es una afirmación política, es un arte de acción. John Kennedy dijo: "El arte no es una forma de propaganda, es una forma de la verdad." Cuando la gente enarbola el pabellón del Arco Iris, lo pone como etiqueta en un parachoques, en una camiseta, o lo utiliza en cualquiera de sus infinitas variaciones, está diciendo algo. Están diciendo de frente, "Esto es lo que soy." Harvey Fierstein dijo: "Nunca seas intimidado al silencio, nunca te permitas a ti mismo ser una víctima. No aceptes que definan tu vida. Defínela tu mismo." Judy Garland dijo: "Siempre sé una versión única de ti misma, en lugar de una versión secundaria de otra persona." Luz blanca atraviesa un prisma y se separa en todos los colores del arco iris. Agarra tu color propio y sé precisamente eso.
La Bandera del Arco Iris es una visibilidad directa de lo que la gente gay está haciendo en todo el mundo. El arco iris es un conector, un canal, un pensamiento consciente, una acción valiente y audaz. Pertenece a todo el mundo, porque una verdadera bandera no puede ser concebida, es desgarrada del alma de la gente.
Emily Dickenson dijo, "Las banderas son una vista valiosa, pero nunca un observador verdadero fue por una permanentemente."
Desafío hoy a todos los que vean la Bandera del Arco Iris a que piensen que proviene de Dios y de la humanidad que ésta representa, que aprovechen el momento, hagan algo, digan algo, participen, luchen contra los opresores, expresen libertad siempre, se levanten, amen a todos, y únanse para llevar la antorcha.

Gilbert "Betsy Ross" Baker.
Junio 26 de 2008.

Traducido por Gladiolo
Clic el título de la entrada para visitar BAY TIMES de San Francisco.




GILBER BAKER, creador de la BANDERA DEL ARCO IRIS - Diciembre 30, 2008


No hay comentarios: