6 de noviembre de 2007

Resignación




RESIGNACIÓN
J.D. McClatchy*

"Me gustan los árboles porque parecen más resignados
que otras cosas a la manera de vivir que tienen" - Villa Cather


Aquí el roble y los abedules de torsos plateados
De pie en su familiaridad placentera
Mientras bajo tierra, como en un espejo negro,
Han ocultado sus agravios enmarañados
En idéntica ramificación a lo calmado de arriba
Pero atrapados allí, los unos con los otros
Aferrados a lo que da vida que es bastante brutal.
Sin embargo, en el aire, ninguno trata de mantener compañía
O cambiar su fortuna. Ellos parecen apoyarse
En la luz, despreocupados de lo que el mundo
Haga de sus decencias, y no mostrarán
Un regateo en sus días por quedar.
De nunca haber sido amados como quisieron
O merecían, de la infatuación súbita de nadie
Registrada en sus costados, de todo lo que son forzados
A proteger y esconder, ellos se han resignado.



Poema de J. D. McClatchy, traducido por Oliverio Funes Leal.


*J. D.McClatchy (nacido en 1945) es uno de los poeta-críticos norteamericanos en la vanguardia. Sus cinco colecciones de poesía, incluyendo Hazmat que fue colocado en la lista corta de los Premio Pulitzer, son aclamadas ampliamente por la ingeniosidad formal, junto con la fluidez de sus pensamientos y sentimientos. Él ha revisado The Vintage Book of Contemporary World Poetry, y una edición de poesía americana contemporánea del mismo publicador. Sus escritos extensos acerca de poetas como Anne Sexton, James Merrill y Elizabeth Bishop ha sido coleccionados en White Paper y Twenty Questions, lo cual lo convirtió en la opción natural para revisar una serie importante de libros audibles para Random House, The Voice of the Poet, que ofrece grabaciones archivadas de poetas norteamericanos famosos. Él también es un libretista logrado de ópera cuyo trabajo se ha puesto en la escena de salas de ópera alrededor del mundo, incluyendo Metropolitan Opera, La Scala y Covent Garden. McClatchy ha servido como Chancellor of the Academy of American Poets, y actualmente es Profesor de Inglés en Yale donde edita The Yale Review. La habilidad formal de McClatchy, lo que se ha descrito como su “lengua civil” (San Francisco Chronicle) imparte una cualidad sin pliegues a su trabajo. La sintaxis fluida de largas piezas narrativas como Er o A View of the Sea es compleja pero controlada, mientras que las limitaciones más firmes de sus sonetos, como en la secuencia My Mammogram, no hacen nada para dispersarle su impresión de soltura. Bajo este aplomo clásico, sin embargo, existen profundidades perturbadoras cuando McClatchy examina el daño que las personas se infligen entre sí en nombre del amor. A menudo en estos poemas parece que el amor y el dolor son inseparables, que las relaciones humanas no son mejor que el acoplamiento de los gatos salvajes en The Rented House. El riesgo inherente de ser una persona existiendo y sintiendo encuentra perturbadora expresión en la imagen de la planta en The Agave, donde las espinas terribles a veces crecen tan distorsionadas que agujerean sus propias hojas. No es de extrañar que en Er las almas de los muertos piden regresar como pájaros y animales, pero aunque el narrador de este poema renace como un sinsonte, el propio McClatchy permanece fiel en sus poemas a “Esos humanos que gritan y acuchillan y huelen a carne”. (Extraído de un artículo publicado en el sitio de la red The Poetry Archive).

En una entrevista hecha por Matt Link, y publicada el 3 de julio de 2001 en la revista gay The Advocate, éste le preguntó a McClatchy: “¿Cuál es su acercamiento personal cuando escribe poemas acerca de la experiencia gay? Yo no escribo “ poemas gay”, o no me lo propongo. Escribo poemas que mezclan autobiografía y ficción en un esfuerzo por conseguir alguna clase de verdad emocional. Las experiencias que escribo a veces podrían definirse como “gay”, me parece, pero es por una cuestión de temperamento en lugar de por una cuestión de “lo que pasó en el escondrijo del granero”.



26 de junio de 2007

Una Tacita de Café Cubano con Fantomas*.




"El apetito por la cultura, el prestigio social del artista,
 del intelectual, del escritor ha crecido enormemente.
 Hubo un tiempo cuando los padres pensaban 
que las artes podían convertir sus hijos en 
homosexuales, o sus hijas en mujerzuelas, 
pero ahora todo el mundo quiere 
tener un artista en la familia".

Abel Prieto, Ministro de Cultura de Cuba, en un artículo titulado
"La Última Batalla de Castro" en la revista The New Yorker,
en su edición de julio 31 de 2006.

Fantomas miró hacia afuera a través de la ventanilla del helicóptero por última vez. La silueta de los edificios de la Escuela de Artes Plásticas podía verse en el horizonte. Concebidas por su arquitecto como la quintaesencia del cuerpo femenino, las aulas de Pintura y Escultura formaban un conjunto estilizado de tetas descomunales con diferentes tamaños. Éstas estaban comunicadas entre sí mediante una ramificación de corredores, que imitando la sinuosidad de las trompas de Falopio tenían como punto de confluencia un gran patio central. En el medio de este espacio abierto, una enorme vulva de terracota actuaba como una fuente. Agua nunca brotaba de ella, al parecer para evitar la vulgarización del concepto artístico al convertirla, inadvertidamente, en un bollo meón de proporciones colosales.
Fantomas sonrió con picardía ante la eroticidad de la vista ofrecida desde la perspectiva aérea en que se encontraba. Para él, sólo un pervertido sexual podía concebir algo así. La imagen debió haber despertado en él algún recuerdo erótico, porque comenzó a masajearse instintivamente la entrepierna. Estimulado de ese modo, un abultamiento comenzó a crecerle rápidamente allí. Hizo un esfuerzo mental inútil para quitarse la calentura. Tuvo finalmente éxito cuando apartó la mirada de las construcciones pornográficas cada vez más cercanas a la máquina volante.
La misión asignada a ellos era sencilla. No requería de complejidad táctica alguna en su ejecución. El Comando Central de Operaciones había recibido noticias alarmantes en cuanto al debilitamiento ideológico de los rangos directivos de la Escuela Nacional de Arte (clic para leer sobre lo sucedido posteriormente a estas escuelas). Desconocido para éstos, los acontecimientos en los estratos superiores del gobierno estaban favoreciendo a la facción más radical en la dirección política del país. Unos meses atrás se había creado una comisión para investigar cuán ciertos eran los rumores con respecto a la dirigencia de la renombrada institución artística. El cúmulo de evidencias fue tan abrumador que se hizo imperioso un golpe ejemplar contra los diversionistas ideológicos. La gota final que desbordó la copa de la paciencia de los puristas ideológicos fue una actividad cultural organizada por un grupo de estudiantes en la cafetería central a la hora del desayuno. Ésta fue calificada como una amenaza típica del diversionismo estético burgués. Cubriéndose con el manto de estar promoviendo un evento político de la Juventud Comunista, los confundidos estudiantes habían aprovechado la laxitud de las autoridades responsables para montar un espectáculo altamente decadente. Copiando el tema y los personajes del film francés ¿Quién eres tú, Polly Magoo?, que satirizaba al mundo de las modas capitalistas, los jóvenes sorprendieron gratamente a su audiencia utilizando las mesas de la cafetería como pasarelas donde desfilaron con atuendos absurdos hechos por ellos mismos. Una joven de aspecto andrógino, vistiendo un atuendo minimalista hecho de láminas de aluminio, parodió el manierismo de Polly Magoo, causando risotadas entre los presentes por las muecas y acrobacias que ejecutó sobre las mesas. Toda esta libertad expresiva fue demasiado para el discernimiento de una élite política radicalizada hasta el ridículo. Diezmada, debido a las constantes purgas políticas, de miembros con integridad personal y complejidad intelectual suficiente para apreciar el lado ligero de las cosas.

28 de mayo de 2007

Flor de Gladiolo: Significado, Simbolismo y Sonido.



Los mortificadores de Gladiolo nunca pensaron darle valía, en lo absoluto, cuando intentaban atormentarla con ese apodo. Sin embargo, buscando el significado y el simbolismo de la palabra, descubrí que fue exactamente eso lo que lograron con ello. 

El nombre gladiolo se deriva de la palabra latina gladius, que significa espada, por la forma acuchillada de las hojas de esta flor. Ésa es la razón por la cual representaba a los gladiadores romanos. Otro nombre antiguo para el gladiolo fue xiphium, de la palabra griega xiphos, también significando espada. El gladiolo africano se importó mucho a Europa, desde África del Sur, durante el siglo XVIII. 
Antes de que el gladiolo africano se hiciera popular allí, las flores de los gladiolos mediterráneos y británicos fueron usadas para tratar dolencias físicas. Los ingleses usaban la base del tallo de la flor del gladiolo (la raíz tuberosa) como una cataplasma para sacar espinas y astillas. La raíz tuberosa pulverizada, y mezclada con leche de cabra, era también usada normalmente para aliviar los síntomas de cólico. 
La flor de los nacidos en el mes de agosto, el gladiolo, significa fuerza de carácter. Enviar un ramillete de estas flores, a alguien cuya personalidad usted admira, es un regalo magnífico. Gladiolo también significa los recuerdos, y podría expresar enamoramiento al decirle al receptor que él, o ella, agujerean su corazón como una espada. 
Buscando música temática para esta bitácora, encontré una pieza musical con el título de Gladiolus Rag, del compositor afroamericano Scott Joplin (1867-68 a 1917). La encuadernación de la partitura para piano de Gladiolus Rag podría volverse icónica por su imagen gay (juguetona, según la acepción inglesa). Haga clic en el siguiente enlace (formato PDF) para navegar a un archivo con las hojas de música de Gladiolus Rag, el cual puede imprimir si lo desea. Desearía que alguien hiciera un arreglo cubanizado de esta partitura, para convertirla en un tema musical que reflejare el aspecto humoroso y jacarandoso del homosexual cubano.

A continuación, Gladiolus Rag de Scott Joplin

4 de mayo de 2007

Pelo'e Yegua.


En el brazo izquierdo apoyado sobre la cerca del potrero, el joven campesino descansaba con abandono su cabeza desgreñada. Cerca de él, al otro lado de la empalizada, la yegua de la familia lo miraba dulcemente a través del cerquillo largo de su crin rizada. Con el brazo derecho libre, el joven acariciaba suavemente con su mano callosa el cuello y la cabeza de la bestia amansada. Usando el dedo índice, el joven apartó hacía un lado la pelambre que cubría casi completamente los ojos del animal. Mirándola directamente con expresión lujuriosa se dirigió a ella con voz baja propia de cómplices: ¡te voy a dar pinga esta noche como a ti te gusta, Rosalinda! Un ligero resoplido de asentimiento fue la respuesta. 

Súbitamente, el joven campesino fue empujado con violencia hacia atrás. El golpe fuerte de la bestia contra la cerca lo tomó completamente por sorpresa, concentrado como estaba en su fantasía nocturna. Había olvidado que tenía un rival en el potrero: el caballo nuevo de su hermano Pedro. 
Desde el suelo, adonde había ido a parar después del batacazo, contempló impotente y con rabia como éste se encaramaba y penetraba fácilmente a su potranca después de una débil resistencia por parte de ella. Incorporándose de un salto, y recogiendo de un manotazo su raído sombrero, el joven campesino dio media vuelta y gesticulando violentamente exclamó con agravio: ¡Yegua puta! 


(Fantasía bucólica pero real entre campesinos)

El joven obstinado mantenía gacha su cabeza de cabello largo y crespo. El policía apartó con las tijeras los rizos que cubrían el rostro de éste. Con sonrisa maliciosa, y tono despreciativo, gesticuló hacia el piso y le espetó: ¡Mira como hay pelo’e yegua ahí!
Esa noche de sábado había comenzado como cualquier otro día del verano cubano: cálida y húmeda. La cola en el cine La Rampa daba la vuelta en la esquina de la calle 23, y llegaba más allá de media cuadra en la calle P. Pero la espera valía la pena, porque esa noche comenzaba el evento cinematográfico anual conocido como Marilyn Monroe In Memoriam.
¿Qué importancia podría tener, para la creación del hombre nuevo en Cuba, recordar la caótica vida de la desaparecida actriz norteamericana? Quien sabe, a lo mejor su vida era parte importante del gran complot donde ya se libraba la Batalla de las Ideas. Aunque para ser honesto, el evento cultural era sólo posible gracias, en su opinión, al poder indiscutible entonces de la única Diva Oficial de la Revolución, Alfredo Guevara, director del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica. Cualquiera fuese la razón de su celebración, Marilyn era importante para el joven sólo por ser una fuente agradable de entretenimiento. Una oportunidad de avizorar otros paisajes, diferentes ideas, emociones; y para que mentir, ¡hombres hermosos! Tenía que admitirlo, los imperialistas lo habían penetrado fácilmente, con su profesionalismo para entretener, desde hacía mucho tiempo.
La cola comenzó a avanzar lentamente. ¡Qué alivio, pronto estaría sentado cómodamente con aire acondicionado! El joven obstinado no vio el carro de la policía hasta que estuvo apareado casi a su lado. Con el rabo del ojo, y tratando de pasar inadvertido, observó como el oficial en el asiento del pasajero paseaba su vista a lo largo de la fila que avanzaba. Sin saber por qué sintió que estaba en peligro. Desde hacía varios años un sentimiento de culpa lo embargaba sin razón aparente. Los líderes de la Revolución desde sus posiciones de ingenieros sociales habían determinado que la condición humana era inapropiada para la construcción del Socialismo, por lo tanto había que reducirla forzosamente al molde homogéneo del Hombre Nuevo. Un hombre más simple, no tan complicado ni tan lleno de aspiraciones y opiniones; fácil de moldear y dirigir hacia las metas grandiosas de sus maestros. Él, por el contrario, era tan defectuoso, complejo; y además, maricón.
Dos hombres en diferentes partes de la cola, llamados por el oficial para identificarse, les fueron ordenados sentarse en el asiento trasero después de retenerles los carnés de identidad. Unos segundos más tarde, el joven terco sintió sobre él la mirada fría del policía. Meneando repetidamente su dedo índice como la cola de un perro, éste le dijo perentoriamente, -“Ciudadano, acérquese aquí”. ¡Oh, oh! ¿Ciudadano y no compañero?, pensó nerviosamente el compañero descalificado. Más rostros asustados, brazos y piernas agolpados como quiera en la parte posterior del auto fueron transportados sin explicación alguna hasta una estación de la Policía Nacional en Centro Habana unos minuto más tarde. Eran aproximadamente las nueve de la noche y ya había en el lugar un pequeño grupo de jóvenes dirigiendo miradas nerviosas a su alrededor.
Las horas comenzaron a pasar, y durante ese tiempo más hombres fueron traídos al vestíbulo del edificio al parecer de diferentes lugares de la ciudad. La única cosa en común entre ellos era el uso del pelo largo. Una explicación, o quizás una arenga revolucionaria acerca de las modas decadentes del capitalismo eran de esperar. Pasada la medianoche, el oficial de guardia empezó a llamar al primer grupo de individuos que serían llevados al interior del edificio. Al menos el final de esta situación incómoda estaba ya cerca, ¿o no? Al poco rato, los primeros en ser llamados comenzaron a salir silenciosamente al vestíbulo uno tras otro para desaparecer a través de la puerta de entrada del edificio en la oscuridad de la noche, después de recoger sus carnés de identidad. La cabeza de cada uno de estos individuos estaba coronada con mechones de pelos irregulares resultado de un corte burdo del cabello. El joven obstinado no podía dar crédito a sus ojos. No podía creer que estuviera siendo testigo, y posiblemente víctima, de tal violación del espacio personal de un adulto. Con solo pocos años de edad al triunfo de la Revolución Fidelista, limitaciones a la libertad personal habían llegado paulatinamente hasta él en un proceso explicado como normal debido a la batalla contra las clases explotadoras del país y sus aliados externos, las fuerzas imperialistas determinadas a destruir la nación. Que el pelo largo de un hombre pudiera afectar la unidad y la seguridad nacional no tenía sentido alguno para él. Pero quienes han crecido en un ambiente político donde el abuso de autoridad es la norma, ser pasivo es una cualidad invaluable para sobrevivir que se aprende desde temprano. Rebelarse no es bueno para la salud, dictaba la sabiduría popular. Sobre todo si implicaba cuestionar la motivación ideológica de la Revolución al comandar, no importaba cuán absurda o abusiva la orden.
Por ese motivo, cuando el joven obstinado se viró hacia la persona sentada a su derecha en el banco para explicarle que no iba a salir esa noche de allí porque iba a protestar su detención ilegal, y que por favor apuntara el teléfono de un vecino de sus padres para reportarles lo acontecido, no pudo tampoco dar crédito a lo articulado por su boca. Poco tiempo después oyó su nombre y se dirigió hacia dos policías que desde la base de la escalinata central del vestíbulo le hacían señas de acercarse. – Vamos al piso de arriba, ordenó el más viejo. - ¿Al piso de arriba…a qué? - No te hagas el tonto, a que va a ser chico, ¡a pelarte! – Un montón de sensaciones desagradables invadieron el cuerpo del joven, mientras un remolino de ideas trataba de organizarse en su mente para poder argumentar razonablemente y con calma. – ¿Y qué ley o parte de la constitución, me pudieran explicar, los autoriza a ustedes a pelarme forzadamente? Éste razonamiento no cayó bien con ellos, que solo lo interpretaron como un desafío a la autoridad. – ¡Aquí la ley somos nosotros!, fue la respuesta seca. Y ambos le agarraron los brazos y empezaron a arrastrarlo hacia la escalera.
Asustado pero resuelto, el joven obstinado continuaba sorteando en su mente el remolino de ideas que giraba como la Rueda de la Fortuna de un programa televisivo. El contacto físico de las manos de los policías en la piel de sus brazos fue el interruptor de ese proceso. El torbellino mental paró y la flecha indicadora señaló en la rueda de ideas la única acción posible para reafirmar su dignidad personal y a la vez evitar cualquier violencia que justificara represalia física y legal en su contra: resistencia pasiva. Con una habilidad desconocida por él hasta entonces, pudo desconectar su cerebro de la acción motora de sus músculos, desplomándose inmediatamente así al piso. Su cuerpo flácido colgaba de las manos de los policías asombrados, que lo halaban vanamente hacía arriba para obligarlo a incorporarse. – ¡Vamos comemierda, párate! – Déjenme hablar con el jefe de la estación. – El jefe no se encuentra, vamos, ¡párate! Maldiciones e insultos comenzaron a oírse cuando más policías comenzaron a agruparse alrededor. – Agárrenlo por los pies y los brazos para subirlo al segundo piso, una voz ordenó.
Así cargado fue llevado hasta un cuarto donde fue sentado en una silla de barbero improvisada. El joven obstinado mantenía gacha su cabeza de cabello largo y crespo. El policía apartó con las tijeras los rizos que cubrían el rostro de éste. Con sonrisa maliciosa y tono despreciativo gesticuló hacia abajo y le espetó: ¡Mira como hay pelo’e yegua en el piso! Alguien impuso silencio y ordenó que lo empezaran a pelar. Mientras los bucles brillosos de su cabello castaño caían en su regazo, el joven empezó a hablar con tranquilidad forzada. – Ustedes saben que cuando la Revolución triunfó, unas de las primeras medidas que tomó fue erradicar del país la represión de los esbirros. Pues bien, ése es precisamente el papel jugado por ustedes ahora, el de esbirros represivos. Silencio absoluto. Algunos de los presentes comenzaron a alejarse calladamente del lugar.
Una vez terminado el pelado el policía funcionando como barbero le ordenó levantarse e irse. Pero el joven obstinado no se movió del lugar, y volvió a preguntar por el jefe del lugar. En respuesta fue levantado en vilo del asiento, cargado descuidadamente ésta vez escaleras abajo hasta el patio, y dejado caer en el suelo al lado de un grifo de agua. Los policías que habían estado con él desde un principio pusieron su cabeza debajo del chorro de agua corriente durante un rato. Pero al no obtener reacción alguna, comenzaron a echarle agua con una vasija, primero adentro de un oído, y después, con un movimiento violento de los brazos, forzadamente adentro de las fosas nasales.
En la distancia, la silueta oscurecida de personas inquietas se dibujaba en el umbral de la puerta que comunicaba con el patio. Una figura alta y delgada se desprendió del grupo para acercarse al trío en la esquina donde el agua corría todavía del grifo. – Paren eso y llévenselo a la celda número uno, ordenó. Obedeciendo instantáneamente, los esbirros levantaron al rebelde con cuidado y lo depositaron en el lugar indicado. Solo ahora, con algunos rasguños y todo mojado de la cintura para arriba, el joven obstinado temblaba, no de frío sino de ira y miedo, en el piso del pequeño cubículo enrejado. Cerró los ojos un momento y al abrirlos de nuevo advirtió, al otro lado de la reja, la figura conocida que había detenido el método acuoso de quebrantarlo. – Me han dicho que querías hablar conmigo, yo soy el jefe de la estación. Después de tantas humillaciones, el joven era ya no sólo terco sino también incrédulo. - ¿A esta altura vienes con el cuento de que eres el jefe? – No te creo. - ¿Y qué vas a hacer, seguir tirado ahí en el suelo? Al no obtener respuesta, su interlocutor dio media vuelta y se retiró.
Unos minutos más tarde, el ruido de un automóvil en el patio cogió la atención del joven tirado todavía en el piso. Un policía abrió la reja de la celda, dos más entraron en ella y agarrando al joven, por los pies y los brazos, lo llevaron hasta un vehículo en espera. A través de una puerta abierta fue introducido en la parte trasera y colocado en el asiento. Con un esbirro a su lado, y el chofer con su acompañante al frente, el joven sintió cuando el carro comenzó a moverse. Unas puertas metálicas al fondo del patio chirriaron al ser abiertas para dar paso al vehículo que se escurrió rápidamente en la calle adyacente al edificio policial. El ruido de las puertas al cerrarse detrás de él actuó en su cerebro como un interruptor que lo conectó de nuevo a la acción motora de los músculos de su cuerpo. Inmediatamente se incorporó en el asiento y adoptó la posición de un pasajero normal. Los otros ocupantes del vehículo lo miraron asombrados, pero no dijeron ni una palabra. Una calma intranquila reinaba en el interior del carro. En la mente del joven obstinado e incrédulo, las ideas comenzaron a girar aceleradamente de nuevo. - ¿Adónde me llevan, qué va a pasar ahora? Para su tranquilidad, la respuesta no demoró mucho en llegar. Nos dirigimos a un hospital cercano, aclaró voluntariamente el jefe del grupo que parecía adivinarle el pensamiento. Y efectivamente, unas cuadras más adelante el hospital en la Avenida de Carlos III se delineó en la distancia.
El chofer maniobró el vehículo y lo parqueó enfrente de la Sala de Emergencias. Todos caminaron hacia su interior y, una vez adentro, la presencia del médico de guardia fue requerida. El doctor, al parecer un estudiante o graduado reciente preguntó con amabilidad en que podíamos ayudarlo. – Necesitamos una declaración médica que atestigüe que el ciudadano no ha sido golpeado. La expresión amable en la cara del médico cambió inmediatamente por una de seriedad. – Necesito hacer un examen médico y hablar en privado con el compañero.
Una vez a solas con el doctor, el joven le narró brevemente lo acontecido durante esa noche, mientras éste lo examinaba y lo interrumpía con diferentes preguntas. Al final, el médico garabateo un corto reporte que, de vuelta adonde estaban los policías, dejó caer en el buró frente a ellos sin decir palabra. El jefe del grupo agarró el papel, y poniéndolo enfrente de la cara del joven obstinado le dijo fríamente, mientras golpeaba con el dedo índice de la otra mano la superficie del papel. - ¡Aquí dice que nosotros no te hemos torturado! ¡Si al salir de aquí te lanzas frente a un autobús, nosotros no somos responsables! – No pierdan cuidado, no me voy a lanzar frente a ningún autobús. ¿Me puedo retirar? – Si puede. – Bien, entonces, ¡buenas noches!
Al salir por la puerta de entrada de la Sala de Emergencias, la brisa fresca de la madrugada acarició el rostro del joven obstinado. Un leve escalofrío recorrió su cuerpo cubierto todavía con la ropa húmeda. Caminando las calles solitarias de la ciudad hacia su hogar distante, tuvo tiempo suficiente para reflexionar sobre lo sucedido. Y se sintió orgulloso de su capacidad para resistir el abuso de poder. Esa noche de aprendizaje fue definitivamente la primera vez que experimentó por sí mismo como la valía y el respeto a la dignidad inherente en cada ser humano también aplicaba a su orientación homosexual.


EPÍLOGO


Aparte de la introducción ficticia de esta narración, que ilustra el primitivismo social de un amplio sector del aparato represivo utilizado por el régimen, los acontecimientos de esta historia le ocurrieron en realidad al autor de esta bitácora, y no terminaron en esa noche desafortunada. Al siguiente lunes, solicité una reunión con las organizaciones sindicales y políticas de mi centro de trabajo para denunciar el incidente. Se me prestó atención y se tomó nota de lo ocurrido; y aunque nunca supe que pasó con mi denuncia, el teniente a cargo de la estación de policía donde estuve detenido intentó intimidarme en dos ocasiones haciendo uso de terceros.

31 de marzo de 2007

¿Batalla de las Ideas o Manipulación de los Derechos del Cubano Homosexual?



Décadas antes de que en el mundo cibernético apareciera la realidad virtual, ésta fue inventada por la élite dirigente de los países del desaparecido Campo Socialista, quien se esforzó inútilmente en darle forma durante muchos años. Después de violar o ignorar, innumerables veces, las propias leyes marxistas que decían inspirarla, esa realidad virtual socialista se desmoronó en un abrir y cerrar de ojos de sus asombrados amigos y enemigos. Tal como una computadora falla por el uso de malos programas, y el abuso de sus recursos de disco duro y memoria procesadora; así ocurrió también con la economía y el aparato político, social y cultural de esas sociedades virtuales basadas en la idealidad. ¡Qué irónico que la visión de esos dirigentes, fundamentada supuestamente en principios materialistas, se haya apoyado completamente - para justificar su existencia - no en las realidades de la vida cotidiana, sino en el área subjetiva, donde todo es posible, de los ideales humanos!
El idealismo ideológico, y su manifestación política y económica como forma de gobierno, no perjudica a nadie cuando es practicado en un juego cibernético como Sim City. En él un líder (el jugador principal) con poder absoluto crea, manipula a su antojo y hasta destruye en frustración, ciudades y regiones habitadas ensambladas por él. Ahora bien, aquel que lo haya jugado sabe que, a pesar de su omnipresente capacidad para hacer y deshacer, el líder de cualquiera de estas ciudades artificiales tiene que seguir ciertas reglas básicas de gobierno administrativo y político al aplicar medidas específicas. Tiene que tomar en cuenta cuán bien esas medidas funcionan en relación a otras necesidades de la ciudad o región creada. Claro, ésto si su verdadera motivación es traer prosperidad y equilibrio social general, y no solo satisfacer su egotismo ideológico, y sus necesidades políticas inmediatas. Si el líder ficticio, de la ciudad virtual, hace caso omiso de las necesidades de la base social en que se sustenta, fracasa en su empeño y se hunde inevitablemente con ella más tarde o más temprano.
Existe actualmente en nuestra querida isla dos Cubas: una Cuba real, compleja, contradictoria, inteligente, confundida, rica en matices, artificialmente pobre en recursos y habitada por individuos despojados de sus libertades individuales, ¡valga la contradicción!, en nombre de la unidad y la supervivencia nacional; y otra Cuba virtual, lineal, sin contradicciones toleradas, esclarecida hasta el punto de la ceguera, sin matices, tapadamente rica en recursos, y habitada por una élite narcisista que lo sabe y decide todo en nombre de la unidad y la supervivencia nacional. Los habitantes de esta última Cuba viven una vida especial que, según ellos, no es privilegiada sino apropiada a su autoproclamado papel de vanguardia social. La suya es una vida paralela mayormente desconocida en el mundo del cubano real. Para quien no hay medios de expresión independientes que reflejen el modo de vida y los manejos del cubano virtual. Por lo tanto, la impunidad de éste último es completa.
En esa realidad virtual, creada por ellos y para ellos (a pesar de afirmarse lo contrario), hay acceso a bienes materiales en abundancia, así como a información y medios de comunicación. Y para los que están cerca del poder central existe incluso cierta libertad expresiva que es inimaginable para los súbditos del sistema cuasi monárquico cubano. Porque el totalitarismo socialista cubano no es más que una idealización empeorada, que han hecho sus dirigentes más altos, del viejo sistema de gobierno monárquico constitucional. ¿Un ejemplo de esa libertad expresiva disfrutada por algunos de los cubanos que habitan la Cuba virtual?: los comentarios candorosos de Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional; de Mariela Castro Espín, hija mayor de Raúl Castro y directora del Instituto Nacional de Educación Sexual (CENESEX); y de Abel Prieto, Ministro de Cultura, en la prestigiosa revista dirigida a la intelligentsia estadounidense The New Yorker.
En un artículo del 31 de julio de 2006, escrito por Jon Lee Anderson titulado Castro's Last Battle (La Última Batalla de Castro), el autor explora ligera, pero acertadamente, el acontecer actual de Cuba desde la perspectiva de sus dos mundos: el real y el virtual. Mr. Anderson, un reconocido articulista de esa revista, relata en su sección Carta Desde Cuba, junto al análisis de sus observaciones, sus conversaciones informales con los mencionados funcionarios cubanos. El foco de sus entrevistas con ellos parece no ser controlado por él y, por lo tanto, ni remotamente tocan temas fundamentales. Como son, por ejemplo, el fracaso crónico de la economía nacional debido al bloqueo estadounidense, pero sobre todo a la aplicación de medidas económicas válidas, o completamente erróneas, de una manera errática; o la represión cíclica de disidentes, como líderes laborales, activistas de derechos humanos y periodistas. No, el foco es ajustado para que ilumine el tema de moda ahora en la Cuba virtual: La Batalla de las Ideas.
Aquí es donde oportunamente entra en la arena política el tema controversial del homosexual en la sociedad cubana, como una forma de demostrar el humanismo y el carácter social avanzado de la Revolución. Mariela Castro, en su papel de directora del Instituto Nacional de Educación Sexual (CENESEX) se ha lanzado a la tarea de rescatar la dignidad y la valía del transexual, el transformista y la población cubana homosexual en general desde hace varios meses atrás. Esta iniciativa es, según Mariela, de su propia volición; y sin tener la influencia decisiva de su poderoso padre y de su poderosísimo tío, ha ganando momento en la Asamblea Nacional gracias a que ella ha estado "volviendo loco" con el tema a su presidente, el señor Ricardo Alarcón, según palabras textuales de él. Sin embargo, en otra entrevista radiada por la estación inglesa BBC, en su sección World Service del 16 de Septiembre del 2006, Mariela Castro durante una conversación con su periodista le confiesa a éste un secreto, el secreto del payaso como decimos en Cuba: en una conversación informal con su padre, el presidente temporal del país Raúl Castro, éste le comentó que si ella lograba convencer a Fidel, entonces podría convencer a todo el mundo.
Sean cual fueren las motivaciones, genuinas, políticamente fabricadas, o una combinación de ambas, detrás de este gesto humanitario patrocinado por la señora Mariela Castro, lo que es evidente es la arbitrariedad conque la élite de la realidad virtual cubana encara los asunto del mundo real que ellos comandan. Con tantos problemas sin resolver, desde los medios básicos de subsistencia hasta los asuntos más elevados relacionados a la libertad de expresión, organización social libre y otros propios de una sociedad civilizada, que interés o provecho puede brindarle a una población altamente prejuiciada al respecto, los derechos de una minoría homosexual cuando ellos carecen de otros derechos tan o más importantes e inmediatos.
La imposición desde arriba en la arena pública de un tema tan polémico, del cual la gran mayoría ni tan siquiera quiere hablar, tiene un carácter altamente hipócrita e irreal. Hipócrita porque desconoce el marco social más amplio de los derechos individuales ignorados de la población en general, y en donde se insertan los de la minoría homosexual doblemente oprimida. Irreal porque los promotores de estos cambios a favor de los homosexuales, sea una persona bien intencionada o políticos oportunistas que desean pulir con el asunto la imagen dañada de sus quehaceres políticos, son los que deciden el cómo, dónde, cuándo y cuánto del tema de la homosexualidad se ha de regular para tratar de modificar de manera compulsada la actitud y la conducta de la población al respecto. Esta manera compulsada de gobernar por parte de la élite gobernante cubana es la única constante en el devenir político del país. Esto ha ocurrido demasiadas veces en el pasado como para no aprender la lección. Pasos son dados para liberalizar la sociedad, para más adelante retrocederlos o ignorarlos por completo, en dependencia a la dirección en que soplan los vientos políticos nacionales o internacionales. O de cual facción política tiene más influencia y acceso, de acuerdo a las circunstancias del momento, a los miembros de la monarquía y al círculo íntimo de sus cortesanos. Según la sabiduría popular, el retroceso o rectificación es aquel momento cuando, al virarse la tortilla del quehacer político nacional, aquellos que quedan debajo, junto con sus protegidos sin voz ni voto entónces, reciben el peso hostil de quienes ocupan ahora la superficie en la sarten del cocinero con el poder real.
Por eso hago un llamado de cautela y reflexión por parte de todos los homosexuales, bisexuales, transexuales y transformistas en la Isla y fuera de ella. No nos dejemos engañar y manipular impunemente con promesas nacidas de la nada. Cualquier ayuda ofrecida en beneficio de nuestros derechos humanos como grupo es bienvenida. Pero esta ayuda, de materializarse, no debe confundirse con la subestimación del reconocimiento de los derechos humanos de toda la población cubana, de la cual somos parte integral, en la cual estamos inmersos y de la cual depende, en última instancia, nuestra supervivencia a largo plazo. Aislados esfuerzos culturales educativos como la película Fresas y Chocolate, y la telenovela El lado oscuro de la Luna, o la influencia de una funcionaria importante en la Asamblea Nacional para obtener concesiones favorables, no son suficientes. Es necesaria la participación directa y organizada de los más interesados en la materia, la población homosexual, en un proceso educativo constante desde la base de la sociedad que traiga, paulatinamente, los cambios necesarios en las actitudes sociales negativas al respecto.
El odio contra nosotros es mucho por parte del ignorante. Hemos sido abusados, engañados, discriminados, golpeados y hasta asesinados en muchas ocasiones. Algunas de esas malas experiencias vividas no solo han venido por parte de extraños, sino también de seres queridos como padres, hermanos y "amigos". Queremos ser aceptados, respetados, y sobre todo queridos tal y como somos. Desafortunadamente, muchos escogemos permanecer en la oscuridad por vergüenza de nosotros mismos, y por temor al rechazo y las represalias. Por esa razón, somos muy vulnerables a ser usados por individuos o instituciones sin escrúpulos que ven en nuestras necesidades insatisfechas, en nuestro miedo, y en nuestra aparente debilidad, un recurso del cual sacar provecho por medio de la manipulación de nuestros sentimientos.
Puede que las motivaciones de Mariela Castro Espín sean sinceras. Después de todo, no creo que ella haya sido obligada ha escoger un campo de trabajo tan especial, y con un tema de estudio tan difícil de manejar en la cultura hispana. Ahora bien, no creo en las buenas intenciones de los oficiales de gobierno que representan la realidad virtual cubana. Sus objetivos reales pueden ser, como en muchas otras ocasiones, manipular a través de la prensa mundial liberal a los sectores progresivos que durante años han apoyado material, política y moralmente a la Revolución Cubana. En los últimos tiempos, éstos han cuestionado a sus dirigentes, o le han retirado o condicionado su apoyo debido a los repetidos abusos de derechos humanos cometidos contra los crecientes sectores disidentes del país que exigen cambios reales.
Condecendencia con un pequeño grupo por siempre abusado, subestimado, y erróneamente considerado en su totalidad como una masa amorfa moralmente débil y necesitada de aprobación, puede tener un valor político calculadamente efectista en la opinión internacional progresista. Puede ser algo digno de tomarse en consideración por parte de la élite patriarcal del país, necesitada como está de ese travestismo para encubrir su descolorido y envejecido rostro revolucionario.

Abanderados del pintor cubano Li Dominguez Fong.



16 de marzo de 2007

Un Espacio Público sin Control Oficial para el Cubano Homosexual.



La idea de crear este espacio cibernético nació paulatinamente de la siguiente realización: el aislamiento del cubano homosexual donde quiera que se encuentre. Así como también de la ausencia, o limitada existencia, de vehículos de expresión propios donde exponer nuestros intereses como individuos y como grupo social; donde expresar nuestra perspectiva acerca del acontecer general de la sociedad cubana, como miembros integrantes de ella.
A menudo, he visitado sitios de búsqueda en el Internet. Usando diferentes combinaciones de palabras temáticas, he mirado por señales de nuestra voz. No existe voz alguna; a lo más, rumores y comentarios esporádicos. Como dice el refrán, "el que calla, otorga". Si no encontramos la forma adecuada de expresar abiertamente nuestro pensar y nuestro sentir, alguien lo hará por nosotros. Lo cual ya ha sucedido, repetidamente, con resultados generalmente poco halagüeños para nosotros.
Hace poco encontré un sitio comercial que listaba nombres y fotos de cubanos de la Isla en búsqueda de parejas. El descubrimiento me produjo alegría, pero también me produjo simultáneamente pena. Alegría al ver una amplia gama de cubanos homosexuales proyectándose hacia afuera con la esperanza de poder conectarse. Unos, buscando el desahogo sexual rápido y sin compromiso; otros, con diferentes estilos, buscando el compañero de alma. Me dolió ver la soledad, la desesperación de algunos rostros, la falta de comunicación entre ellos mismos. Me apenó ver, así mismo, la ingenuidad y el peligro a que se exponen en balde cuando usan un sitio comercial cuya promesa de acceso gratuito esconde condiciones de pago imposible de cumplir por ellos.
Pero a pesar de este atisbo modesto en su esfuerzo exploratorio, el homosexual cubano de cualquier categoría, como en cualquier otra parte del mundo, no vive solo para satisfacer su apetito sexual o sus necesidades emocionales. Él es un miembro activo de la sociedad, y su papel en ella es tan importante como la de cualquier otro ciudadano con derechos y obligaciones. El homosexual cubano es parte de las hebras sociales cuya tejido total conocemos como cubanía. Pero al igual que otros sectores componentes de este tejido, lo hace con características distintivas que lo enriquecen, que no lo detrimentan como algunos individuos, o sectores sociales retrógados, quieren hacer ver.
El homosexual no ha escogido participar en la vida del modo que lo hace. Ha brotado en la naturaleza, y en las sociedades humanas, de manera espontánea. Es importante tomar en cuenta esta última idea, a pesar de los argumentos esgrimidos por el heterosexual ignorante; o el homosexual hipócrita que se avergüenza de sí mismo, y con maña adquirida se cubre el rostro con la máscara de la heterosexualidad. Para ellos la homosexualidad es un "estilo de vida" inmoral y escapista que "hemos escogido". Y al "escogerlo", hemos rescindido la actitud social apropiada que la "normalidad" requiere. "Normalidad" con la cual ellos se abanderan para arrogarse el derecho a relegarnos al lugar adecuado para los renegados del gran edificio social: los vericuetos oscuros de su sótano.

Esta bitácora no pretende convertirse en la voz de los homosexuales cubanos. Sólo aspira a ser un pequeño foco luminoso de esperanza y amor para ellos donde quiera que estén. El día que nos destapemos a hablar y actuar, como sucedió en España, el vocerío será tal que distinguir una voz en particular va a ser una tarea difícil. Aunque esto ocurra, estoy impaciente de que ese día llegue. Estoy seguro que personas más preparadas, con más diciplina profesional, entusiasmo y juventud, se organizarán para crear no a una voz, sino un coro de voces capaz de entonar las notas que se necesiten en el momento adecuado. Por supuesto, habrá dificultades y problemas: desafinamientos, roturas y separaciones; pero habrá también reencuentros y triunfos. Todo lo cual no es más que el modus vivendi característico del arroz con mango de la experiencia existencial humana.
Los homosexuales somos un conglomerado humano vario. Entre nosotros mismos hay rechazos, discriminaciones, y hasta negación del modo de ser particular de individuos, o grupos con los cuales no nos identificamos. Aclaro que no considero que mis alter egos, Gladiolo y Macho, sean los representantes únicos del homosexual cubano. Ni tan siquiera los más representativos. Es más, dudo que haya representantes o estereotipos algunos. Uso sus peculiaridades, y puede que utilice otras, como un instrumento literario y coloquial con que dirigirme al lector. Y si logro interesarlo suficientemente, para interactuar civilizadamente con él de ese modo; esté de acuerdo, o no, con el asunto presentado a través de ellos por mí.