4 de junio de 2013

Explicación Científica de “Cuento Más Simple y Corto del Mundo”

Publicado en GLADIOLOSOY.ORG el 14 de Junio de 2011

“Cuento Más Simple y Corto del Mundo” provocó consternación en ciertos cuarteles. Algunas de las voces consternadas reflejaron sorpresa y disgusto por lo que consideraron era un ataque insólito y odioso contra la personalidad histórica de Fidel Castro Ruz. ¡Quién era yo para dictaminar tal juicio infundado, herético y carente de historicidad! ¡Habrase visto tal falta de respeto, sobre todo ahora que el caudillo es un anciano retirado y vulnerable! ¡Silencio, nulidad! Los íconos políticos – como a los religiosos – no se amancillan; no importa cuán dañino haya sido el resultado final de su empeño heroico!
Estoy verdaderamente contrito. La realidad es que si, sí cometí un error… mejor dicho, dos errores, en mi empeño por romper el Record Guinness de cuentista más breve.

Mi primer error fue hacer hincapié en el ser humano. Demasiado personal lo de Dedicado a Fidel Castro Ruz… el hombre. Esto provocó reacciones negativas, y hasta escandalizó a quienes todavía justifican los errores y fracasos del héroe. En vez de enfocar a ...el hombre, lo cual pareciera olvidar los triunfos indiscutibles del estratega de jugadas internacionales supremas, del conversador carismático y succionador de oxígeno que todo lo sabe, del dadivoso con lo escasamente generado por el pueblo cubano, o del experto en la popular frase cubana “más vale un amigo que un central”, etc. – todo lo cual ayuda tanto a las izquierdas ineptas que evaden resolver los asuntos de la vida cotidiana – hubiera sido mejor dirigir mi dedicatoria a ...el gobernante. Es decir, al deconstructor – literal – de la sociedad cubana. Porque, ¿qué valor tuvieron todas esas habilidades si en cincuenta años de "Comandante en Todo" nunca pudo establecer – pues la visión y ejecución gubernamental fueron suyas siempre – como mínimo una industria láctea que garantizara un vaso de leche diario al ciudadano común? Para no complicar las cosas y mencionar una economía modestamente estable, un cuerpo de gobierno institucional realmente democrático pero sobre todo efectivo, una libertad de reunión y expresión sin persecuciones, o una participación responsable y genuina del ciudadano en los asuntos del país. En fin, todo lo que es propio de una sociedad moderna, libre y funcional.

¡Claro, …el bloqueo y el imperialismo yanqui! Ese fue, y continúa siendo en la actualidad, una justificación potente y válida para explicar la incapacidad. Debido a ello – volviendo al ejemplo minimalista anterior – muchos, quizás, se hubiesen transado por la habilidad de garantizar el inalcansable vaso de leche diario. Un reto: que le demuestren a mi pizpireta tía Carmita que tiene osteoporosis – y cuyos huesos octogenarios se le han partido innumerables veces por déficit de calcio – que podrá comprarse nuevamente aquel nostálgico litro de leche de hace medio siglo. Cuando se rompía el lomo – sólo  figurativamente – como costurera. Ya sé… insignificante, no trascendental ni glorioso.

Mi segundo error fue implicar – sin probarlo científicamente – que había ausencia de TRABAJO o meollo entre el comienzo del cuentito (HABÍA UNA VEZ…) y su desenlace (UN FINAL). Voy a tratar de explicar mi tesis con los conocimientos básicos de física aprendidos muchísimos años atrás. Para ello haré uso de la conocida fórmula que todos – bueno, evidentemente no todos – conocemos. Pero primero, definamos el concepto de TRABAJO. ¡Por favor, preste atención a la la línea de razonamiento!

En mecánica clásica, el trabajo que realiza una fuerza sobre un cuerpo equivale a la energía necesaria para desplazar este cuerpo. El trabajo es una magnitud física escalar que se representa con la letra T y se expresa en unidades de energía, esto es en julios o joules (J) en el Sistema Internacional de Unidades. TRABAJO se expresa matemáticamente del siguiente modo:



Donde F es el módulo de la fuerza, d es el desplazamiento y a es el ángulo que forman entre sí el vector fuerza (F) y el vector desplazamiento (d) (véase dibujo).



Cuando el vector fuerza (F) es perpendicular al vector desplazamiento (d) del cuerpo sobre el que se aplica, dicha fuerza no realiza trabajo alguno. Asimismo, si no hay desplazamiento (d), el trabajo también será nulo.


¿QUÉ POSTULADOS FÍSICOS Y MATEMÁTICOS PUEDEN INFERIRSE DEL
“CUENTO MÁS SIMPLE Y CORTO DEL MUNDO”?

De los postulados físicos y matemáticos expuestos más arriba puede inferirse la siguiente conclusión:

Si T es Cuba (trabajo), y F es el módulo (o intensidad) de la fuerza aplicada por Fidel Castro desde 1959 hasta 2010 (con sus seguidores + toda la ayuda extranjera, etc.), y tenemos que d es el desplazamiento (de capitalismo real a parodia de capitalismo), y a es el ángulo que debió formarse entre los vectores F y d (que en el caso de este proyecto fue a=0 ángulo o despegue (dando el beneficio de la duda, porque en realidad es – algo).

CONCLUSIÓN: como el vector F es perpendicular al vector d (porque no hubo despegue), y a = 0, por lo tanto F no realizó T.



No hay comentarios: